Proyecto de Reforma con Feng Shui

Proyecto de Reforma con Feng Shui

 

Si vas a reformar es un buen momento para la aplicación de esta técnica, esta es la información y los pasos que tienes que saber.

 

 

Que aporta la aplicación de feng shui en tu proyecto de Reforma

 

El Feng shui es una técnica que estudia una construcción y la valora, aportando unas pautas en su construcción, en el diseño de su interior y exterior, en la función de los espacios y en la decoración.

 

 

Dispone de una valoración de la calidad energética, por la influencia del magnetismo terrestre y los ciclos del tiempo, posee una serie de normas para la ubicación y el posicionamiento en función del entorno natural y construido que la envuelve.

 

 

Con todo ello, esta técnica consigue generar las mejores formas para que la estética creada genere vibraciones armónicas que contribuyan a mejorar la calidad de los espacios que habitamos.

 

 

El fin de este arte es crear o acondicionar espacios, ya hechos, que aumenten la calidad de la construcción y con ello, la calidad de vida de las personas que viven, trabajan o disfrutan de ese espacio.

 

 

Este diseño arquitectónico, más integrador entre el ser humano y su entorno, consigue crear un estado de bienestar que tiene que tener en cuenta los siguientes factores:

 

 

  • El entorno natural y construido que lo envuelve, así como las mediciones magnéticas y características inamovibles de la construcción (forma de la planta, puerta de acceso, ventanas…).

  • Incluir todos los espacios que se pide con las dimensiones apropiadas para su uso.

  • Mantener, en todo momento, el estilo arquitectónico y decorativo que desea el propietario.

El profesional de feng shui trabajará como un equipo con el arquitecto, aparejador, interioristas (o contigo, si lo haces tú) y demás profesionales a fin de aunar todos los conocimientos, no restando sino enriqueciendo, con su aplicación, el proyecto final.

 

 

FASES DEL PROYECTO DE REFORMA
FASE I: VALORACIÓN Y DISTRIBUCIÓN DEL ESPACIO

Primero la recopilación de datos. Hay dos formas:

1-
Concertamos una fecha para visitar la casa (dos horas aproximadamente) y realizar la recopilación de datos magnéticos, valoración del entorno y todas las medidas necesarias para realizar los planos.

2-
Me proporcionas el plano o medidas para hacerlo, tienes que grabar un vídeo de la vivienda y darme la dirección exacta de su ubicación. Con estos datos puedo hacerme con la información que necesito.

Tenemos que hablar, tengo que conocer todos los espacios que quieres en este momento, que personas de la unidad familiar los utilizarán y para qué funciones (dormitorios, estudios, zonas de trabajo o relax…).  


Con toda la información desarrollo el informe donde se valora la vivienda en función de esta técnica.

Tras la valoración de la calidad de la construcción, contado con las necesidades actuales del espacio y las limitaciones arquitectónicas de la vivienda, te doy todas las distribuciones interiores adecuadas, quedando determinadas: la forma, dimensiones, ubicación y distribución de cada uno de las estancias y la comunicación entre todas ellas.

Hago tantas distribuciones como sean necesarias hasta adecuar tu gusto personal con la aplicación de esta técnica.
En esta fase queda totalmente determinado el plano de distribución interior que se ejecutará.


Es conveniente estar en contacto con la dirección de obra por si surgiera algún inconveniente que nos llevará a variar algo de lo realizado y así, garantizar el buen resultado del trabajo. 

FASE II: BASE DECORATIVA

La aplicación de esta técnica, en la fase decorativa, determina la gama de color y formas que envolverán cada uno de los espacios y su combinación global.

Asimismo, se busca el mejor posicionamiento para todo el mobiliario, con el fin de que el espacio no solo sea práctico y funcional, sino que a la vez emane movimiento y armonía.

Es un informe explicativo con ejemplos y planos, se detalla cada estancia y el conjunto.

Estas bases decorativas no determinan, en ningún caso, el estilo decorativo que se quiera imprimir a la casa, que será siempre el que decida el propietario.

FASE III:PROYECTO DE INTERIORISMO EN 3D

Esta fase es opcional, levanto el plano a 3D con los diseños y elegimos el más adecuado (entre todos los posible), de esta forma se visualiza el resultado antes de aplicarlo.

Hago el diseño de interiorismo de cada zona, para garantizar el resultado quiero estar en contacto con el propietario hasta el final del proceso para poder integrar, en todos los espacios, las bases de equilibrio que aporta esta técnica.

Importante: Los cambios que se deseen integrar con el paso del tiempo (por cambio de funcionalidad del espacio, necesidades personales o cualquier otro motivo) comunícamelo y así poder variar, si fuera necesario, algo en esa zona.